Previewing

Spanish Edition Rediscover Catholicism (Paperback)

Capítulo Uno
NUESTRA HAMBRE UNIVERSAL

A través de la historia, siempre ha habido hombres y mujeres dispuestos a señalar el camino correcto a la humanidad. De igual forma, para nadie ha sido un secreto que siempre han existido las mismas necesidades en las familias: alimento, cobijo, trabajo, compañía, libertad, perdón, aceptación y amor.

En toda época hay muchas personas que tratan de hablar sobre estas reales necesidades humanas y de anunciar las implicaciones sociales particulares del momento. Estas personas están en el cruce de los caminos señalando a los demás una vía que jamás han transitado. Incluso en nuestros días, hay abundancia de libros, CD’s, DVD’s, podcasts, páginas web, programas de radio, seminarios y programas de televisión intentando hablar sobre toda posible necesidad humana, de una forma relevante y cautivadora.

Pero a pesar de esta aparente abundancia, en realidad hay una gran escasez. No hablo de escasez material. Más bien, parecería que en toda época y en todo lugar la escasez siempre es de hombres y mujeres que estén dispuestos a liderar a la humanidad por el camino del bien con el ejemplo de sus propias vidas. Encontrar vidas auténticas a cada momento de la historia siempre ha sido difícil y raro.

• Apariencia vs lo Auténtico •

Nuestra propia época parece estar gobernada por la ilusión y la decepción. Hemos construido toda una cultura basada en las apariencias. Todo parece bien, pero al escarbar un poco bajo la superficie se encuentra poca sustancia. La apariencia se ha convertido en una norma. Nos hemos vuelto tan insensibles a las realidades del bien y el mal que mentir y hacer trampa se han convertido en prácticas universalmente aceptadas como males necesarios. Por eso las toleramos, mientras se realicen dentro del límite del respeto. Ocasionalmente, en medio de esta oscuridad cultural, la luz del espíritu humano se enciende con honestidad e integridad. En esos momentos nos vemos sorprendidos, incluso sin estar preparados. La honestidad y la lealtad parecen estar totalmente fuera de lugar en nuestro esquema actual.

Pero, hoy más que en ningún otro momento, bajo la superficie de apariencias hay gente como nosotros y si escuchas cuidadosamente, si prestas atención descubrirás que la gente está hambrienta. Fuimos creados para amar y ser amados y hay un vacío, una ansiedad, un descontento profundo con nuestra vida y nuestra cultura. Sentimos que nos falta algo y muy dentro de nosotros sabemos que ninguna cosa que pudiéramos comprar, ningún bien material del mundo podrá satisfacer este vacío.

Esta búsqueda preocupa al corazón humano y esto no es aleatorio ni accidental; todos lo sienten y lo sentimos por una razón. El Espíritu Santo (el «alma de nuestra alma» según el Papa Benedicto XVI) es la fuente de este deseo. Es la presencia de Dios en lo más profundo de nuestro ser lo que nos llama a movernos más allá de las preocupaciones superficiales de nuestra vida y explorar y experimentar algo más profundo.

Tenemos hambre no de apariencias, tampoco de cosas superficiales y triviales; tenemos hambre de sustancia. Estamos hambrientos de verdad. La gente de hoy en día se muere de hambre de autenticidad, se muere de sed anhelando la más pequeña gota de sinceridad, se muere de dolor ansiando experimentar el alivio de la transparencia.

• ¿Por Qué Ha Sido Rechazado el Cristianismo? •

El hambre por la verdad y el bien es enorme. Aun así el cristianismo (y particularmente el catolicismo) han sido ampliamente rechazados. Por supuesto que hay personas que asisten cada domingo a la iglesia, pero en número cada vez menor en detrimento de los que deciden no asistir más. Esto es verdad principalmente entre las generaciones de jóvenes.

La mayoría conocemos gente buena, inteligente y bien intencionada de nuestra comunidad, que no tiene nada que ver con el cristianismo. Muchos de los cuales fueron criados como cristianos de una forma u otra. Tarde o temprano, debemos empezar a explorar este fenómeno siempre en crecimiento y a hacernos ciertas preguntas incómodas de sondeo: ¿Es posible que hayamos fallado en convencerlas? ¿La hipocresía de ciertos miembros o líderes de la iglesia oscureció su experiencia de Dios? ¿Hemos fallamos al acogerlos? ¿Alguna vez los recibimos de verdad?

Los que nos llamamos cristianos lo hacemos porque creemos que la vida y las enseñanzas de Jesucristo son la personificación de la verdad, sinceridad y autenticidad y, en un sentido práctico, sencillamente la mejor manera de vivir. Si este concepto es correcto y si la gente del siglo XXI está ávida de autenticidad y de un mejor estilo de vida, entonces como cristianos debemos formularnos preguntas como: ¿Por qué hay menos personas acogiendo entusiastamente al cristianismo? ¿Por qué hay tanta gente hostil hacia Cristo y su Iglesia?

Pienso que es porque la gente de hoy cree que los cristianos, la cristianidad en general y tal vez los católicos en particular son probablemente parte de esta cultura de apariencias y decepción tanto como cualquier otro. Esta es una dolorosa realidad que debe ser enfrentada. La necesidad de la gente por buscar la verdad no ha disminuido, sino que se ha vuelto desconfiada, dudosa, escéptica e, incluso tristemente cínica en su búsqueda y, honestamente, no los culpo por su actitud. No comparto su posición, pero la entiendo y, más importante aún, me doy cuenta de cómo llegaron a ese estado de confusión filosófica y desolación teológica.

Mucha de esta confusión ha sido causada por la proliferación sin precedentes de símbolos, imágenes y todo tipo de comunicación en la última parte del siglo XX. La gente está cansada, están exhaustos, sobrecargados de información y sobrecogidos con el clima político, social y económico. No están esforzándose por prosperar, simplemente están tratando de sobrevivir. Estamos al frente de una cultura cansada.

• El Llamado de Ayuda •

Esta fatiga cultural está creando desesperación en la vida de más y más personas cada día y desde el centro de esa fatiga y desesperación están pidiendo ayuda.

Más que nunca, nuestros hermanos no-cristianos y no-practicantes nos están enviando, a ti, a mí y a todos los cristianos un mensaje; aunque probablemente no estén al tanto de él, indirectamente están dando testimonio del Evangelio. Ya que dentro del mensaje que la gente de hoy nos envía hay un reto profundo para que acojamos una vida más centrada en los ejemplos y enseñanzas de Jesucristo. Su mensaje es claro, inconfundible y alarmantemente simple. Nuestros hermanos, padres e hijos nos están enviando un mensaje, como lo están haciendo nuestros amigos, vecinos y colegas. Están diciendo, susurrando, gritando, «no me digas— ¡muéstrame!»

Este pedido proviene de muy dentro de su corazón y representa su gran necesidad. No quieren ver otro predicador evangelista en televisión, no quieren leer otro libro o escuchar otro CD sobre el cristianismo y no quieren escuchar tu sorprendente historia de conversión. Quieren el hecho real. Quieren ver a alguien vivir una vida auténtica, aunque sea uno, cualquiera, alguien cuyas palabras sean soportadas sobre la autoridad de sus acciones. Alguien esforzándose humilde pero heroicamente por vivir en búsqueda de lo bueno, verdadero y noble en medio del—y a pesar del—clima actual.

No nos están enviando este mensaje para decirnos « ¡hipócrita!» Más bien, hay un clamor natural, un pedido de ayuda. Nos están diciendo «no me digas— ¡muéstrame!» porque realmente necesitan de un ejemplo valiente de vida auténtica, de una vida vivida en plenitud, en nuestros días. Al ver los conflictos y contradicciones de nuestra vida, ellos nos gritan « ¡Hipócrita!», desde su dolor e ira. Están enfadados porque la decepción de descubrir que no estamos viviendo la vida que predicamos los priva de su propia esperanza de vivir una vida auténtica. Están desilusionados y en búsqueda, pero nunca dejan de clamar a nosotros como ovejas sin pastor, deseando ser alimentadas, deseando ser guiadas a los pastos de la compasión, la dulzura, la generosidad, el perdón, la aceptación, la libertad y el amor.

He escuchado este clamor miles de veces, pero las palabras de un hombre retumban en mi mente como una pesadilla que vuelve y atormenta a un niño aterrado. Son palabras de Mahatma Gandhi, un hombre por quien siento gran admiración, que luchó con todas sus fuerzas por vivir una vida auténtica. He estudiado su vida y sus escritos, pero un pasaje sobresale. Me habla con una claridad que perfora mi corazón.

Referente al hecho conocido que Gandhi leía el Nuevo Testamento todos los días y muchas veces citaba las Escrituras cristianas, un reportero le preguntó una vez por qué no se había hecho cristiano. Él contestó, «Si alguna vez hubiera conocido a un cristiano, me habría convertido» En sus propias palabras, Gandhi estaba diciendo, «no me digas— ¡muéstrame!» haciendo evidente su búsqueda de un ejemplo de vida auténtica.

Con todo lo anterior dicho, también creo que dentro de cada uno hay un deseo de vivir una vida auténtica. No deseamos solamente ser testigos de vidas auténticas, sino también de vivirlas nosotros mismos. Deseamos genuinamente ser auténticos. A veces quizá hemos resuelto vivir una vida con todo el fervor que podemos reunir. Sin embargo, distraídos por la dulce seducción de los placeres y posesiones, nos hemos desviado de la senda estrecha. Sabemos la verdad, pero carecemos de la disciplina y fuerza de carácter para alinear las acciones de nuestra vida con la verdad (cf. Mateo 26, 41). Nos hemos entregado a miles de caprichos, antojos y fantasías. Nuestra vida se ha convertido en una mera distorsión de la verdad que conocemos y profesamos. Sabemos las necesidades familiares de bondad, compasión, generosidad, aceptación, libertad y amor, pero hemos dividido nuestro corazón con miles de contradicciones y compromisos.

A cada momento, el mundo entero se arrodilla ante nosotros, rogando, pidiendo, clamando que se levante algún valiente y lo lidere con su ejemplo de vida auténtica.

En muchos aspectos nuestra época es de abundancia, pero a pesar de esta abundancia (que en muchas ocasiones puede parecer imperante) aún hay un gran clamor en la gente de hoy. Sentimos una gran necesidad de autenticidad, un anhelo de ser, convertirnos y experimentar todo lo que somos capaces. Todo bien en el futuro (para nosotros, nuestros matrimonios, nuestras familias, nuestras comunidades, nuestra Iglesia, nuestra nación y la humanidad) depende de que nosotros sigamos o no este anhelo.

Spanish Edition Rediscover Catholicism (Paperback)

by Matthew Kelly

Discover why Catholicism is not a lifeless set of rules and regulations, but a way of life designed by God to help each person reach his or her full potential.

Also available in English

Spanish Edition Rediscover Catholicism (Paperback)

by Matthew Kelly

Discover why Catholicism is not a lifeless set of rules and regulations, but a way of life designed by God to help each person reach his or her full potential.

Also available in English

Choose Your Format:

List Price $17.95

Price Shipping Quantity
$2 / Copy Free 500+
$3 / Copy Free 6-499

Quick Add to Cart

44 250 1000

This product is eligible to ship to Canada for quantities over 500.
Please call 859-980-7900 to place your order.

About Spanish Edition Rediscover Catholicism (Paperback)

En una epoca en que muchos catolicos estan desiluionados, cuestionando su fe y llenos de dudas sobre la relevancia del catolicismo en el mundo actual, un hombre levanta su voz a la comunidad de fe mas grande del mundo con una claridad que es singular e inspiradora. Redescubre el Catolicismo nos lleva hacia una aventura de proporciones transformadoras de vida. Comenzando con nuestro comun anhelo de felicidad, Kelly revela la esencia de la autentica espiritualidad catolica, al tiempo que se refiere a algunas de las preguntas mas importantes que enfrentamos hoy en dia, como individuos y como Iglesia. En cada generacion surge un lider que es capaz de revivir el christianismo de forma tal que revitaliza a los individuos a las comunidades y a la iglesia universal. Cuando experimentes su estilo audaz, briliante, practico e inspirador, entenderas por que tantos consideran a Matthew Kelly como una de las mas grandes voces espirituales de nuestro tiempo.

Product Information

Alternative Headline A Spiritual Guide to Living with Passion and Purpose

SKU RCATPSB

Product Notice This product is eligible to ship to Canada for quantities over 500.
Please call 859-980-7900 to place your order.

Author Matthew Kelly

ISBN 978-1937509675

Publisher Beacon Publishing

Number of Pages 336

Book Format Paperback

Customer Reviews

(2)
5 out of 5 stars
Write a Review

Muy Bendecido Y Excelente!!!

By Luis Felipe Ortiz on Tuesday, September 12, 2017

He leido cientos de buenos libros Catolicos a traves de mi larga vida y este es uno de los mas excelentes y mas bendecidos. En lenguaje sencillo y muy interesante, el autor expresa las verdades Catolicas en una forma nueva y practica para todos. Nos equipa muy bien para los retos que enfrentamos todos cada dia y demuestra como nuestra fe es el mejor recurso para florecer y ser felices en medio de la horrible corrupcion actual y ante los ataques contra la Iglesia.

Les animo a todos a comprar libros para regalar a otros. Yo estoy muy limitado economicamente y aun asi compro libros cada mes y los envio por correo para regalar a otros y tambien a los miembros de mi parroquia en mi pueblo aun cuando yo vivo lejos ahora en los Estados Unidos. Anime a los que reciban sus libros a hacer lo mismo que usted y asi de esa manera multiplicar las enormes bendiciones que Dios ha puesto en este magnifico libro.

Excelente

By Carlos carrillo on Saturday, August 26, 2017

Renovó mi Fe y hábitos de oración

Write Your Review

Select your rating: